decorarte

Innovación y comodidad: claves de una decoración moderna

Inicio » Innovación y comodidad: claves de una decoración moderna
decoración moderna

Cada vez pasamos más tiempo en casa, convirtiéndose en nuestro refugio personal, pero también en el eje central de muchas de nuestras reuniones familiares o con amigos. Para crear una atmósfera más confortable y atrayente, una de las claves está en contar con una decoración moderna, una tendencia en interiorismo que te ayudará a convertir tu casa en el hogar soñado.

Qué es la decoración moderna y sus características

Para saber identificarlo, podemos decir que un estilo decorativo moderno está basado en diferentes aspectos principales fácilmente reconocibles incluso por un ojo menos experto en decoración:

Colores neutros

Utiliza colores neutros que transmiten una sensación de frescura al mismo tiempo que dotan a cada rincón de calidez. Dentro de la paleta que se suele aplicar son muy habituales los colores claros como el blanco, la tonalidad de grises o los tierras, pero siempre hay espacio para otros más oscuros como el omnipresente negro, un color que nunca falla y que jamás pasa de moda.

Y si deseamos algún color más potente o que rompa con la uniformidad, lo ideal es hacerlo a través de los complementos o accesorios o en una pared decorativa.

Las pinceladas doradas en elementos auxiliares como grifos, lámparas o jarrones también son bienvenidas, pero siempre usándose con moderación.

 Líneas simples y puras

Un estilo atemporal que huye de lo recargado y de las formas redondas y, en cambio, opta por líneas rectas más afines al minimalismo, pero sin llegar a considerarse como tal, ya que no sólo utiliza un único color para dar uniformidad a cada estancia, aunque sí se trata de que todo tenga una continuidad y no haya estridencia.

Con las líneas sencillas se obtiene mayor pulcritud a la vista y sensación de orden, lo que afecta positivamente a la energía y al bienestar de las personas.

Muebles funcionales

En un salón con estilo moderno cada mueble que conforma el espacio es sencillo, discreto y funcional, aunque eso no significa que sea soso ni aburrido, sino todo lo contrario: es elegante y con un diseño contemporáneo para que pueda ser una pieza central llena de personalidad y carácter, pero sin alterar el estilo relajado y limpio que se pretende conseguir.

En este caso el lema “menos es más” concuerda perfectamente con este estilo decorativo, en el que se prefiere tener pocos muebles y que tengan una utilidad real a pecar en exceso y empequeñecer visualmente el salón, el dormitorio u otra habitación de la casa.

Materiales nobles

Otra de las características de las casas modernas decoradas es la utilización de diversos materiales considerados “fríos” como el vidrio, el metal o el cemento y que, combinados entre sí, ofrecen un aspecto renovado y muy actual que casan a la perfección con otros más “cálidos” como la madera, la piedra o los tejidos naturales como el lino o el algodón.

El conjunto de todos ellos, siempre en las dosis justas para mantener esa sensación de ligereza y sencillez, da como resultado un lugar lleno de paz y de armonía en el que poder pasar horas y horas.

Iluminación natural

Junto a esto, también tiene un papel importante la iluminación, que se alía con la arquitectura para dejar paso a la luz natural a través de grandes ventanales, claraboyas o cristaleras y deshaciéndose, siempre que sea posible, de los espacios muy compartimentados y las paredes que impiden mayor luminosidad.

En los espacios interiores o con poca luz natural, la luz artificial lo es todo, eligiendo luz blanca y opciones eficientes e innovadoras, como las luces LED, que además de proporcionar una larga vida útil, en muchos casos también es posible regular la intensidad en función del momento del día o actividad que realicemos.

Organización y armonía

En la decoración moderna hay algo que no puede faltar: el orden. Es imprescindible que cada objeto tenga su lugar y que todo esté organizado, eliminando todo aquello que no aporta y resulta un “trasto”, como el exceso de piezas decorativas que no tengan una funcionalidad ni estética de líneas puras y que sobrecarguen el espacio.

Claves para conseguir una casa con estilo moderno

Si queremos actualizar nuestra vivienda y darle un aspecto más rejuvenecido y confortable pero no tenemos la posibilidad de cambiar la estructura o todo el mobiliario, no pasa nada porque podemos llevarlo a cabo también siguiendo unos cuantos tips de diseño económicos y fáciles de aplicar como:

Pintar una pared de contraste

Si las paredes de casa ya son blancas, no es necesario volver a pintarlas con uno de los colores de la temporada para modernizarla, pero sí puedes hacer que una de ellas destaque, como por ejemplo en el salón, justo la que se encuentra detrás del sofá.

Normalmente nuestro sofá suele tener una tonalidad bastante neutra y combinable, por lo que es el lienzo perfecto para convertirse en el foco de atención.

Eso sí, para que quede perfecto, añade algunos accesorios del mismo color del que vayas a pintar la pared, como por ejemplo unos cojines, la alfombra o un mueble, pero sin saturarlo.

Eliminar el ruido visual en la cocina

En cualquier cocina de estilo moderno lo que más cautiva es el gran espacio libre de encimera. Si la nuestra no da más de sí, al menos podemos hacer que parezca más grande y moderna quitando todo aquello que supone un obstáculo, como por ejemplo los pequeños electrodomésticos.

Lo mejor sería tenerlos guardados en el armario y sacarlos solo cuando los vayamos a utilizar.

Otro elemento que a veces también resulta demasiado molesto es la campana extractora, especialmente los modelos antiguos que sobresalen mucho.

Si la cambiamos por una integrada que siga siendo igualmente funcional pero más decorativa y de menores dimensiones conseguiremos un gran cambio.

 Aclarar los muebles

Cuando cambiar los muebles no es una posibilidad factible, siempre podemos recurrir a una herramienta que hará que parezcan distintos: la pintura. Hoy en día existen muchas técnicas distintas para darle una imagen totalmente nueva a los muebles oscuros de madera: decapado, pintura a la tiza, barnices, etcétera con las que hacer que parezcan otros.

Muchas personas, no sólo por el ahorro económico que supone sino también por la satisfacción que da recuperar una pieza de madera maciza familiar o con historia, se están sumando a la tendencia de aclarar los muebles oscuros con productos específicos para ello. Echando un vistazo en internet podrás encontrar un montón de formas de hacerlo sin demasiada complicación.  

Añadir elementos que reflejen la luz

Los espejos son los grandes aliados de los espacios pequeños, ya que el reflejo de la imagen potencia la sensación de amplitud y, además, hace que la habitación se vea más luminosa.

Por eso, añadir uno XXL en la entrada de casa, en una pared vacía del salón, sobre el aparador, ¡o incluso en el cuarto de baño! puede dar muchísima amplitud al espacio y un extra de personalidad.

Lo mismo pasa con las mesas de cristal, que dejan pasar la luz y se adaptan a prácticamente todos los estilos decorativos, sobre todo si lucen bonitas patas en madera natural o en metal para generar una imagen moderna, liviana y sofisticada al mismo tiempo.

Elegir muebles auxiliares “ligeros”

Si queremos adquirir algún mueble como una cómoda, una mesa de centro o un aparador, deberemos escoger uno que no sea demasiado alto para que no tape la luz natural, y tampoco demasiado ancho para que no se convierta en un obstáculo cada vez que pasamos por su lado.

Otro truco para que den mayor sensación de ligereza es que estén suspendidos, es decir, anclados a la pared sin tocar el suelo, o con patas altas y finas.

Despejar los pasos de luz natural

Como, por ejemplo, las ventanas. En vez de usar cortinas tupidas que, además de empequeñecer la habitación la hacen más oscura, es preferible optar por textiles de colores claros y tejidos que permitan el paso de la luz, como el lino, el algodón o el poliéster. No es necesario que sean blancas, pero sí que tengan una tonalidad clara para potenciar la sensación de luminosidad.

Otra opción es utilizar algunos modelos de cortinas que ya de por sí ayudan a filtrar la luz al mismo tiempo que ofrecen intimidad, como las persianas venecianas o los estores noche y día, que además de prácticos resultan modernos, decorativos y son muy fáciles de instalar.

Incorporar fibras naturales

Al añadir elementos hechos de fibras provenientes de la naturaleza como el bambú, el mimbre, el ratán o el cáñamo en accesorios como lámparas, cortinas, cubremacetas, alfombras o en espejos decorativos, aportarás a ese espacio frescura y una sensación muy agradable de hogar, ya que son materiales que nos transmiten relax, casi como si estuviéramos en una casa de vacaciones y con texturas agradables a la vista y al tacto.

Ahora que ya sabes en qué consiste la decoración moderna, será mucho más sencillo adaptar cada uno de sus puntos a tus posibilidades y hacer que tu hogar se vea mucho más actual y confortable con unos pocos consejos de estilo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *